649 361 426
+

Ansiedad

Ante situaciones estresantes, la mayoría de la personas tendemos a reaccionar con tensión, preocupación, inquietud y nerviosismo; estas respuestas son adaptativas y normales, puesto que ante una situación que percibimos como amenazante podemos responder y defendernos o huir. Por ejemplo, ante un examen o una entrevista importante, el estrés que se produce en nuestro organismo nos ayuda a concentrarnos, a retener conceptos en nuestra memoria y a estar más activos mentalmente. ¿Pero qué ocurre cuando los niveles de estrés son demasiados altos, provocan malestar e interfieren en nuestra vida? Pues que probablemente estemos padeciendo un trastorno de ansiedad.

Por otro lado, es posible que no tengamos una trastorno de ansiedad pero que en alguna ocasión, a lo largo de nuestra vida, nosotros mismos o alguien muy cercano, hayamos sufrido un ataque de ansiedad o de pánico. Aunque un ataque de pánico sea de carácter temporal o aislado, va acompañado de un malestar o miedo intenso, palpitaciones, escalofríos, temblores, hormigueos, sudoración, sensación de ahogo, miedo a morir o a volverse loco, náuseas, mareos e incluso desmayo.

En consulta trabajamos para que usted aprenda a manejar este tipo de situaciones, a reaccionar para evitar un ataque de pánico, bajar sus niveles de ansiedad y a mejorar su calidad de vida.

¿Estás preparado/a para que te ayudemos?

Clic aquí

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contacto
close slider

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su teléfono(requerido)

Asunto

Su mensaje