649 361 426
+

Psicología Sanitaria

¿Qué es?

La Psicología Sanitaria es la parte de la psicología que se dedica a la evaluación e intervención en el ámbito profesional sanitario que influyen en la promoción y mejora del estado general de la salud. Se basa en un enfoque científico y profesional que permite evaluar y formular hipótesis sobre el comportamiento de las personas e intervenir en estos comportamientos con la finalidad de promover y mejorar el estado general de la salud.

Trabajamos con distintos problemas psicológicos como:

  • Trastornos de Ansiedad: ansiedad generalizada, trastorno de pánico con o sin agorafobia, fobias, fobia social, estrés postraumático, estrés agudo…
  • Trastornos de la Personalidad: Trastorno paranoide, esquizoide, antisocial, trastorno de la personalidad límite, histriónica, dependiente, evitación…
  • Trastornos del Estado de Ánimo: trastornos depresivos, trastorno bipolar…
  • Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA): anorexia, bulimia…
  • Adicciones
  • Trastornos del Control de los Impulsos: cleptomanía, ludopatía, tricotilomanía, onicofagia, piromanía…
  • Trastornos del Sueño
  • Trastornos sexuales
  • Intervención en duelo
  • Terapia de pareja
  • Entrenamiento en Habilidades Sociales
  • Otros trastornos

¿Cómo Trabajamos?

Trabajamos apoyándonos en la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) por su brevedad, eficacia y prevención de problemas futuros, aunque también tomamos en cuenta otras corrientes que mejor se adaptan al paciente.

La Terapia Cognitivo-Conductual, desde un punto de vista metodológico, es una disciplina científica que analiza tanto los comportamientos, como los pensamientos de la persona.

Puesto que los problemas emocionales son fruto del aprendizaje, cuando alguien sufre cualquier problema psicológico, no significa que esta persona esté loca, enferma, o que sea débil; sencillamente ha sido víctima de una serie de desafortunadas experiencias. Por lo tanto, la terapia va a consistir en enseñar al paciente una serie de técnicas y estrategias psicológicas que han sido contrastadas científicamente, para que la persona se enfrente a su problema y lo elimine.

Al inicio de la terapia, se procede a realizar una evaluación donde se recabará información del paciente para posteriormente analizar y poder empezar a trabajar con unos objetivos reales y alcanzables. Además, necesitamos un compromiso del paciente para que la terapia resulte efectiva; por ejemplo, se realizarán en algunos casos, ciertas tareas o registros para casa que deberán realizar para la siguiente sesión, y así poder evaluar determinadas situaciones, pensamientos y/o sentimientos del paciente en su entorno.

Por otro lado, la TCC se usa para tratar diferentes problemas psicológicos que ya hemos mencionado con anterioridad como: depresión, ansiedad, trastornos de pánico, trastornos de la alimentación, trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), trastorno bipolar, fobias, estrés, trastorno de estrés postraumático, adicciones, problemas del control de impulsos, esquizofrenia, ataques de ira y agresividad, trastornos del sueño, trastorno dismórfico corporal, dolor persistente y problemas sexuales o de relaciones entre otros.  

Por tanto, el éxito de la terapia dependerá de su participación activa y de su compromiso con el proceso.

¿Estás preparado/a para que te ayudemos?

Clic aquí

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contacto
close slider

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su teléfono(requerido)

Asunto

Su mensaje